Reflexionando un poco sobre acontecimientos referentes a la Seguridad Pública del País:
En recientes conferencias, el actual Presidente Andrés Manuel López Obrador menciona, “No hay Guerra. Oficialmente ya no hay guerra. Nosotros queremos paz, y vamos a conseguir paz”, poniendo fin a la guerra contra el narco, la cual duro 12 años con los dos sexenios anteriores, pero nos deja esta gran incógnita, si ya no hay guerra ¿Por qué el ejército aún no ha regresado a los cuarteles?, o en días anteriores ¿Por qué envió a 1800 elementos del ejército a Tijuana?
Hay que tener en claro que la misión del Ejército es defender la integridad, la independencia y la soberanía de la nación, protegiéndola de cualquier amenaza que impida su supervivencia, garantizando la seguridad interior o combatir fuerza extranjera enemiga, así como auxiliar a la población civil en casos de necesidad pública.
Somos conscientes que hay un problema de inseguridad en Tijuana con los altos índices de homicidios en lo que va del año, pero si ya no habrá guerra contra el narco, porque el Plan de Seguridad que inicia hoy lunes 4 de febrero de 2019, estará conformado por los militares enviados días anteriores (programa piloto de la Guardia Nacional), si es más que bien sabido que cuando el ejército está involucrado, trae como consecuencia enfrentamientos, generando más violencia, debido a que no están facultados para prevenir e investigar delitos o el acercamiento con la población civil.
Deja varios enigmas respecto de las declaraciones dadas, para empezar, de los elementos enviados ¿En qué momento fueron capacitados? si la aprobación de la creación Guardia Nacional aún sigue en revisión y el actual presidente solo tiene dos meses en el poder...

¿Me echas una mano compartiendo este post?